Los residentes del distrito de Macaracas en Los Santos celebrarán una actividad muy especial. Se trata del Encuentro Folclórico del Canajagua. Al respecto, la Autoridad de Turismo de Panamá cumple un rol de patrocinador e invitó a turistas y panameños en general a asistir este sábado siete de enero a las actividades como Junta de Embarra en el Río La Villa, Charco El Recó, y, luego una actividad con la Tuna de los Embarrados.  

 En una vivienda tradicional del interior los materiales recurrentes son barro, cañazas, bejucos, madera, hierba seca, entre otros. Es una verdadera construcción bioclimática y que la tradición dicta que los que participen sea un grupo de personas, entre familiares y amigos del matrimonio.

 Las casas de barro se mantienen en pie en el interior. Con buen mantenimiento pueden duran décadas. La construcción de estas viviendas se logra a través de una jornada que constituye parte de la cultura y tradición de Panamá, la junta de embarra.

Como es un fruto del  legado tradicional, de generación en generación podría desaparecer, así es que todo lo que se haga para apoyarla y promocionarla es positivo. 

 

Siendo un patrimonio cultural panameño, la junta de embarra corre el peligro de desaparecer por la ausencia de relevo generacional.

Iván Eskildsen, administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá será el abanderado de este encuentro folclórico en Macaracas. 

El funcionario señaló que "no se pierdan esta extraordinaria experiencia cultural que refleja el espíritu de la comunidad, donde se viven valores que tenemos que recuperar, como la solidaridad y la colaboración entre vecinos".

 Las juntas de embarra dejaron de hacerse constantes desde hace más de 40 años cuando el bloque de cemento traído por la modernidad pasó a reemplazar a la tradición construida con barro, es por ello que muchos panameños jamás han participado de una junta de embarra.

 Las juntas de embarra es una jornada del verano que involucra mucho más que una construcción, es un trabajo en equipo que docentes, estudiantes y campesinos tratan de rescatar. Estas casas pueden durar hasta un siglo con buen mantenimiento, pero lo más valioso de la junta de embarra es la amistad que se vive.

Hay que tener resistencia, buena condición física para levantar una casa de barro en donde el único pago es la música, la saloma y la satisfacción de ayudar al vecino.  Antes no había hipotecas ni dinero, todo se hacía con materia prima fácil de conseguir y el apoyo de la comunidad que luego seguramente recibiría apoyo en mano de obra y a eso se le llamaba pago de peón.

Foto: ATP

Nuestros Servicios
Acerca de Nosotros

Artesanos de Panamá es una empresa que produce, promueve, mercadea e impulsa la venta de artesanías locales a través de distintas plataformas tecnológicas. Nuestra misión es expandir y dar a conocer las obras artísticas y originales que transmiten la verdadera identidad panameña y además darles alas a las ideas de clientes y artesanos para crear nuevas piezas utilizando los tantos recursos disponibles.

Boletín Electrónico (Newsletter)

Suscríbete y sé el primero en conocer acerca de las novedades del mundo de las artesanías